jueves, 12 de abril de 2018

INFARTO DE MIOCARDIO


¡¡Buenos días a tod@s!!

Aquí estamos un vez más para ayudaros en vuestro día a día. Esta vez os damos una serie de consejos para disminuir el riesgo de sufrir infarto; recordar que nuestro corazón es el músculo más importante de nuestro cuerpo. 

1. Dejar de fumar.  Puede llegar a reducir el riesgo vascular a la mitad. Con ayuda de profesionales lo podrás conseguir. 

2. Mantener una dieta sana y equilibrada, baja en grasas (sobre todo las saturadas), rica en frutas y verduras y baja en sal. 

3. Hacer ejercicio físico de forma regular. Una buena referencia puede ser 150-300 minutos de intensidad moderada más 75-150 de intensidad alta a la semana, repartidos en tres sesiones. Aumentando la intensidad y cantidad gradualmente. 

4. Mantener un peso saludable. Teniendo un IMC de entre 20-25

5. Controlar periódicamente tu tensión arterial. La hipertensión puede aparecer en cualquier momento sin mostrar síntomas. 

6. Comprobar las cifras del colesterol. Pueden estar elevados sin saberlo. Es un parámetro muy fácil de cambiar con la dieta y ejercicio físico. 

7. Comprobar si eres diabético. Un 13.8% de la población española la sufre y casi la mitad no lo sabe. Lo que conlleva un alto riesgo vascular. Una detección temprana es fundamental. 

8. Revisar cómo usar la medicación con tu farmacéutico/a. Hay que respetar las pautas de los medicamentos haciendo caso a la prescripción. 

9. Solicitar servicios profesionales farmacéuticos. Ayuda para dejar de fumar, asesoramiento nutricional, control y seguimiento de la tensión arterial, colesterol... ¡¡Pregunta por ellos!! 

10. Ante la posibilidad de un infarto recurrir siempre al 112 y solicitar ayuda médica urgente. Mantén tranquilo e inmóvil al enfermo. Dale medicación sólo si ha sido prescrista.

Espero que estos consejillos os sean de utilidad y que os pongáis manos a la obra a la hora de cuidar vuestro corazón. 

Un saludo y hasta el próximo post. 

¡¡Sed felices!!


miércoles, 24 de enero de 2018

ANTIBIÓTICOS... ¿SON SIEMPRE NECESARIOS?



Enfermedades invernales 
¿antibiótico?
... solo si lo indica el médico 

Los antibióticos actúan sobre las bacterias y no sobre los virus. La gripe, los resfriados y hasta el 80% de las infecciones invernales que afectan a la nariz , los oídos, la garganta y los pulmones son de origen vírico, por lo que tomar antibióticos no las curará. 
Si en una ocasión anterior te recetaron un antibiótico y te recuperaste bien, cuando se presentan síntomas similares puede ser tentador utilizarlo de nuevo. Sin embargo, solo un médico que te haya atendido puede determinar si una enfermedad requiere tratamiento con antibióticos. 

Además, los antibióticos pueden provocar desagradables reacciones adversas como diarrea, náuseas o erupción cutánea. 

Incluso en infecciones bacterianas levas (rinosinusitis, dolor de garganta, bronquitis, dolor de oídos...), a menudo no se necesita un antibiótico, ya que el sistema inmunitario puede vencerlas. La mayoría de estas enfermedades no duran más de dos semanas. Si los síntomas persisten, es importante consultarlo con el médico. 

Duración aproximada de los síntomas

Infección de oídos ------------------------------- hasta 4 días
Dolor de garganta ------------------------------ hasta 1 semana
Resfriado común ------------------------------ hasta 1 semana y media
Gripe ------------------------------ hasta 2 semanas
Secreción o congestión nasal ------------------------- hasta 1 semana y media
Infección sinusal ---------------------------------------------- hasta 2 semanas y media
Tos (que a menudo aparece tras un resfriado) ----------------- hasta 3 semanas

Muchos de los síntomas de las enfermedades invernales pueden aliviarse con medicamentos que no necesitan receta (analgésicos, antiinflamatorios, expectorantes, antihistamínicos...) El farmacéutico puede aconsejarte. 

Beber líquidos en abundancia y el reposo ayudan a mejorar. 
Lavarse las manos con frecuencia reduce los contagios.